¿QUÉ ES EN REALIDAD EL HOMBRE? ES EL SER QUE SIEMPRE DECIDE LO QUE ES*

Uno de los aspectos en los cuales me brinda mayores satisfacciones La Taberna está relacionado con los temas que habitualmente se tratan acodado en sus barras. En reunión de parroquianos por lo general las conversaciones suelen estar orientadas a la música y a la literatura, dos tópicos que me apasionan.
En materia de libros en reiteradas charlas surgen títulos o autores que desconozco. Habitualmente abro el block de notas de mi teléfono y anoto esos nombres que habían escapado anteriormente a mi radar. Muchas veces puedo recordar con certeza quien me habló o recomendó tal o cual texto y en otras, como en este caso, por mucho que lo intenté no consigo identificar al parroquiano que mencionó el libro al cual voy a referirme: “El Hombre en Busca de Sentido” de Viktor Frankl.

Unos meses atrás, sin mayores expectativas, asistimos junto a mi pareja a una edición de la Feria del Libro en La Falda. Recorriendo los alicaídos stands divisé una edición del libro en cuestión. Inmediatamente opté por adquirirlo por los siguientes dos motivos: Cuando ingreso a una feria de libros me frustra mucho salir con las manos vacías -es como salir de pesca y volver con el cubo impoluto- y por otro lado, cuando tengo la fortuna de cruzarme con un texto pendiente, son pocas las excusas que me puedo autoimponer para no adquirirlo.
Así fue que aquella tarde abandoné el recinto con el ejemplar entre mis manos. Inicié su lectura inmediatamente pero no logré alcanzar el umbral de concentración que este material requería. Me esforcé en terminarlo y una vez finalizado no sentí el libro como propio. Por lo general cuando llego al final de una lectura ese texto ya es mío, y no porque tenga su lugar en mi biblioteca, sino porque fue incorporado al acervo cultural propio. Con una decepcionante sensación de insatisfacción inicié inmediatamente su re lectura y en esta segunda oportunidad si logré enfrascarme en las palabras de Frankl. Su relato de las vivencias en Auschwitz es de una crudeza que no busca ahondar en sentimentalismos. Simplemente se empeña en relatar los años de cautiverio de manera casi desapasionada. Como él mismo lo explica, no pretende ser un recorrido lacrimógeno por su experiencia en un campo de concentración, más bien se trata de un estudio psicológico respecto a una vivencia excepcional en la historia de la humanidad.
El libro llegó a mis manos en un momento crucial de mi vida, cuando todavía atravieso coletazos de los peores años y nuevos incidentes movilizadores se van sumando, como capas de pintura impacientes que no pueden aguardar que la superficie anterior llegue a fraguar. De alguna manera, ante estos nuevos hechos, encontré refugio en las líneas de “El Hombre en Busca de Sentido” y atravieso estas nuevas circunstancias con una visión distinta. Mi existencia no es ni más ni menos desgraciada que la del resto de los mortales. Todos atravesamos situaciones que consideramos injustas en nuestro destino y sin embargo hay que lidiar con ellas. Cada ser humano tiene que librar sus propias guerras.

Personalmente creo que este no es un libro para llevarse a unas vacaciones paradisíacas ni para una lectura pasatista. Es un texto al cual aferrarse en las peores tormentas y sumergirse en cada párrafo encontrando la empatía entre autor y lector. Es el manual de otro para atravesar los imponderables impuestos por la existencia y enfrentarlos con dignidad, sin quedar encerrado en la autocompasión. Aun en las peores situaciones existe una elección que se manifiesta en el grado de entereza con el cual se atraviesan las circunstancias más difíciles.

*Extraído de “El Hombre de Busca de Sentido” de Viktor Frankl

1 thought on “¿QUÉ ES EN REALIDAD EL HOMBRE? ES EL SER QUE SIEMPRE DECIDE LO QUE ES*”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relatos relacionados