QUIEN ASEGURA SU LIBERTAD, NO PUEDE PERDER JAMÁS*

Hace un tiempo la memoria colectiva que conocemos como internet me llevó a revisitar una entrevista que me realizaron en el 2016, en pleno apogeo de mi otra vida. Algunas de las respuestas son curiosamente proféticas y posiblemente sean desgranadas en futuros escritos, pero hoy decido concentrarme en las siguientes:
-¿Cuál fue tu mayor logro en lo profesional?
Sin dudas mi mayor logro en este oficio se llama Bestiario. Es algo que nació de la nada y que se sostiene con sudor, perseverancia e iniciativa. Somos un grupo de amigos que, desde hace casi una década, se divierte produciendo shows. Todo lo hemos aprendido a fuerza de golpes y arriesgando el patrimonio propio. Seguramente a lo largo de estos años este proyecto podría haber crecido más, pero la realidad es que también podría haber desaparecido.
-¿Qué balance haces de Bestiario desde sus inicios hasta hoy?
Bestiario es mi hijo predilecto. Es el proyecto que me dio libertad y me permitió llevar a cabo todas mis ideas de autogestión. Es la prueba fehaciente que todo se puede hacer con ganas y capacidad de trabajo. A veces nos quieren hacer creer que este negocio es para unos pocos y que la torta ya está cortada y repartida, mi reacción ante ese supuesto básico es Bestiario. Yo no vengo de una familia adinerada ni recibí jamás subsidio de ningún partido político o gobierno de turno, aun así llevo 8 años produciendo shows sin tener que pedirle permiso a nadie para hacer nada. Si fuera jugador de fútbol, la camiseta que besaría después de cada gol sería la de Bestiario.
-¿Tenés algún sueño por cumplir?
Más que un sueño es un objetivo. Espero ser yo quien decida cuándo retirarme de este oficio y que, cuando eso ocurra, quede un buen recuerdo respecto a mi manera de manejarme. Sobre todo que se me recuerde positivamente en valores como la honestidad y la sinceridad.

Mi última producción con Bestiario fueron los shows que brindó Cadena Perpetua los días 5 y 6 de diciembre del 2019 en Córdoba. Tengo plena conciencia que, a medida que se acercaban aquellas fechas, había una sensación hermosa en el aire de ir aproximándome a la última página de un libro que había empezado a escribir más de diez años atrás. Mis motivaciones no eran las mismas, mi apetito en ese oficio estaba saciado y mis inquietudes buscaban nuevos horizontes, aunque aún no tenía certeza respecto a cuáles eran. Puedo afirmar que me retiré de la producción de espectáculos antes que me jubile la pandemia.
Bestiario nació como una productora de espectáculos y agencia de prensa. Desde el 2008 y hasta el 2019 sostengo con orgullo que fuimos la productora con mayor volumen de shows en Córdoba, ya que realizábamos no menos de una docena de conciertos al mes. Fue difícil sostener el mismo equipo de trabajo con el correr de los años ya que gran parte de nuestros eventos eran con convocatorias acotadas y mucho de nuestra labor consistía en sacarle agua a las piedras desde lo económico. Siempre tratamos de disfrutar lo que hacíamos y aunque no seremos recordados como los más exitosos, si habrá managers y músicos que nos tendrán presente por nuestra honestidad y bonhomía. Desde el primer al último concierto quisimos que todos los involucrados en un show recibieran una retribución justa y equitativa.
Todo lo que significa para mí Bestiario está resumido en las respuestas citadas más arriba, pero como afirma John Lydon “Nunca dejes que te comprendan del todo, porque entonces te dan el golpe de gracia, el punto y final, y nunca se le debe poner punto y final a las ideas. Las ideas cambian”.
Bestiario es una idea y hoy toma un nuevo rumbo, ya no produzco shows bajo ese nombre ni funciona como agencia de prensa. Pero hoy Bestiario adopta una nueva misión y es la de albergar estos microrrelatos derramados para aquellos pocos que consideren interesantes mis palabras.

Bestiario murió y volvió a nacer con el mismo entusiasmo que en el 2008 pero con una esencia totalmente diferente. Hoy, refugiado en un hermoso pueblo de montaña, tengo la indomable necesidad de transformar en textos lo vivido, oído o imaginado. Muchos son recuerdos, y ya sabemos que con el paso del tiempo la manera en que rememoramos los hechos tiene una indefectible cuota de ficción. Alguna vez hice unas remeras institucionales de Bestiario que llevaban inscriptas una leyenda que hoy continúa teniendo el mismo peso y significado: “Hagamos la Nuestra a Nuestra Manera”.

* «Morirás, Nacerás» – Los Violadores

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relatos relacionados