YOUR TIME HAS COME, YOUR SECOND SKIN…*

Sin tener plena conciencia de ello, cinco años atrás llegaba al pináculo de mis ambiciones creativas dentro del oficio de productor de shows. Una actividad en la cual se hace camino al andar y solo la apropiada perspectiva posterior permite la autosatisfacción del deber cumplido. Este microrrelato constará de dos partes ya que en el ejercicio de memoria los datos duros son tan o más interesantes que las emociones personales en torno a lo que significó para mí el arribo de Public Image Ltd. el 12 de agosto de 2016 a Córdoba.

Como tantas otras veces, el principio fue un llamado telefónico, en este caso de uno de mis socios comerciales de aquel momento: “che, me ofrecen PiL para hacerlo en Córdoba ¿cómo lo ves?” Luego de un par de segundos de silencio de mi parte y con las palpitaciones en aumento atiné a responder “¿PIL?… ¿Lydon?.. ¿Johnny Rotten?”. “Si boludo –dijo la voz apresurada del otro lado- ¿vos decís que podemos evitar perder plata?” Francamente el tema matemático no fue sopesado en ese instante y respondí con un sí rotundo. Luego me di cuenta que un cachet de 24.000 dólares más gastos de producción hacían difícil el equilibrio financiero en aquel momento y al día de hoy sería absolutamente imposible. La relación de la moneda americana con la nuestra en 2016 rondaba los $16, hoy supera los $180. En febrero se iniciaron los contactos formales y desde abril empezamos a trabajar para un show que recibió su anuncio oficial por parte de la banda el 20 de mayo con el siguiente comunicado: “PiL South American Tour 2016, We are pleased to announce the first South American Pil tour for 24 years!”. Las fechas anunciadas incluían shows en Montevideo, Buenos Aires, Santiago de Chile, Mexico DF y mi humilde sala ubicada en la ciudad de Córdoba. Durante agosto la formación más estable de PiL estaría presentando su último trabajo discográfico “What The World Needs Now” junto a los temas emblemáticos de su carrera que se inició en 1978, menos de un año después de la implosión de los Sex Pistols, con el disco “First Issue”. Además de Lydon la formación que llegaría en esa gira estaba integrada por Lu Edmonds (The Damned), Bruce Smith (The Pop Group y The Slits) y Scott Firth (Elvis Costello). Todos próceres fundamentales en la hora cero del punk británico.
A riesgo de evitar ser tedioso en la enumeración de detalles implicados en aquel semestre de trabajo solo mencionaré los siguientes:
– Lydon venía acompañado en la gira por su amigo de la infancia John “Rambo” Stevens, todo un personaje en sí mismo, respecto al cual sugiero ahondar en las autobiografías escritas por el cantante para conocer un poco más respecto al peso de su propia historia.
– A lo largo de las negociaciones se hizo mucho hincapié respecto al alojamiento: “2 suites… must be interconnecting with balcony´s or terraces”. No era fácil conseguir esta disposición en Córdoba aunque finalmente logramos alojarlos en el Hotel Howard Johnson que tenía dos suites denominadas Gobernador que se conectaban mediante un pasillo, ambas con balcón.
– Algunos miembros de la banda eran vegetarianos y en el rider de catering se aclaraba en negrita “Fish and seafoods are not vegetarian (neither is chicken, turkey, sausage, bacon or anything else that was once an animal)”.
– Para “John & Rambo” (mencionados siempre de esa forma en el rider) se pedía “1 bottle Martell Brandy (no lo conseguimos en Córdoba y lo trajeron desde Bs As), 1 bottle Good Quality White Wine (lamento no recordar cuál le ofrecí), 20 Red Marlborough cigarrttes, 20 Benson and Hedges cigarettes”.
– Lo que más nos llamó la atención fue el siguiente destacado en mayúscula y negrita: “We appreciate home cooked food, the use of local produce and variety”. Las condiciones de la sala no nos permitían hacer nada a la parrilla, así que la opción fue un guiso en olla de barro realizado por una cocinera junto a una botella de fernet con coca e instrucciones para su preparación. Quedaron encantados con la comida, pero no entendieron la bebida, aunque la probaron.

Como dato duro final de esta primera parte debo mencionar que las entradas se pusieron a la venta con un valor de $450. Necesitábamos poco más de 800 entradas vendidas para cubrir los costos. Vendimos cerca de 500 tickets y con ese show me generé una deuda económica que tardé seis meses en cubrir. Sarna con gusto…

* «Rise» – Public Image Ltd.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relatos relacionados